24-4-2019, 16:48 h. - ID. 16
k-ant
Muchas gracias por participar. Me parece muy interesante su observación, es un tema que afecta a la raíz misma del Arte actual. El hecho de que ya no se considere Arte sólo a la expresión del virtuosismo en la realización de pinturas o esculturas, sino que se ha hecho extensible a toda una serie de objetos cotidianos no ha liberado al artista de su ocupación principal como operario que abastece de obras el mercado del Arte, tampoco es una victoria del Arte sino que ha sido decidido por la élite económica que actúa como mecenas del Arte, esa élite es la que decide qué es Arte y qué no lo es. Antonio García Villarán en sus vídeos sobre Hamparte creo que acierta al reconocerlos como origen de este nuevo Arte, aunque no estoy de acuerdo del calificativo de Hamparte (luego te explico por qué) y tampoco acierta a explicar por qué estos objetos son los preferidos ahora por dicha élite. Consideremos que todo este cambio parte de los objetos artísticos del dadaísmo. Duchamp propone a la burguesía de la época un nuevo objeto artístico: un urinario. ¿Qué vio aquella élite en ese objeto para considerarlo el nuevo modelo de Arte?. La clave nos la dio el filósofo Walter Benjamin al afirmar que probablemente vieron una ventana indiscreta que les acercaba a la realidad social del proletariado, la élite no usaba aquel tipo de objetos y ese nuevo modo de contemplarnos les complacía. El Arte tenía desde entonces una función “aséptica” que desligaba al objeto de su realidad cotidiana para convertirlo en otro objeto de disfrute contemplativo y elitista. Es lo que denominamos descontextualización del objeto original que deviene en otro nuevo: el artístico.
Quizá pienses que se trata de una cuestión de clases sociales, pero resulta que desde que Duchamp satisfacía a la burguesía de su época con esos objetos ha sucedido algo que nos a convertido a TODOS/AS en una élite como aquella, que como la de entonces, demanda obras artísticas descontextualizadas con avidez: Internet.
Internet nos permite asistir a todo tipo de contenidos como meros observadores, pero como sucede en el Arte, los objetos (o contenidos) deben ser convenientemente descontextualizadas (liberados de su significado original), ¿por qué? Porque los contenidos originales pueden transmitir reivindicaciones o requerir un compromiso, y la nueva burguesía internauta (TODOS/AS nosotros/as) requiere desafección. Esta “asepsia” de contenidos se consigue con otro ingrediente: El humor. Los nuevos artistas internautas se convierten así mismos o a su obra en parodias humorísticas, con lo que todo contenido reivindicativo quedaría desacreditado y así conseguimos la buscada descontextualización de los contenidos.
Tienes todos los ejemplos que desees en los más visitados de internet, para mí las nuevas obras artísticas de la modernidad.
Esos monstruos que has reconocido en el Arte han sido creados por la élite mecenas actual, pero los monstruos que pueblan Internet (para mí el nuevo arte) son obra de todos/as.